Monday, May 16, 2016

COCO CHANEL EN LA HABANA

                               


Evidentemente Cuba es el último grito de la moda y su resonancia parece ser producida por un cercano capitalismo de Estado. A la necesitada isla siguen llegando dignatarios ofreciendo acuerdos de cooperación y condonando deudas. Celebridades del espectáculo acaparan la atención mundial al interpretar, en lenguas antes prohibidas, conciertos multitudinarios. Actores de Hollywood conducen automóviles de alta cilindrada por las calles habaneras, intentando competir sentimentalmente con los antiguos autos que recuerdan almendrones de colores vivos. De los cruceros bajan turistas sedientos de ron, tabaco y Tropicana, mientras que de los aviones descienden científicos, estudiantes y gente chic, deseosos de constatar en vivo una nación que está congelada en el tiempo, o sea, pasada de moda. Los empresarios no se quedan rezagados y presurosos ofrecen capital, pero no el de Karl Marx sino el de su tocayo Karl Lagerfeld, zar de la alta costura y diseñador de artículos de lujo de la Casa Chanel.   
Con las últimas tendencias en prendas de vestir, la evocación a Coco aterrizó recientemente en La Habana, sus espigadas modelos de andar felino desfilaron, por la improvisada pasarela del Paseo del Prado, ataviadas con coloridos atuendos de corte caribeño, franelas estampadas con la subliminal frase: “Viva Coco Libre” y luciendo como complemento boinas a la usanza guerrillera. La policía estableció férreo control en el área y sólo permitió la asistencia por estricta invitación. El proletariado, siempre ignorado y lleno de carencias, fue convidado de piedra en esta elitista celebración, el cubano de a pie, perseguido por intentar mostrar veleidades pequeño burguesas, es obligado por la revolución a vestir con ropa cortada por el mismo patrón, el pueblo no conoce de lujos y el lujo, como decía Coco, es una necesidad cuando no exista la necesidad.     


ANDREW JACKSON Y EL SENDERO DE LÁGRIMAS






En contadas ocasiones la historia absuelve a personajes públicos cuando estos ejecutaron gestiones de dudoso comportamiento. Después de muchos años, la sociedad que glorificó a Andrew Jackson le pasará factura  sustituyéndolo por una afroamericana en el anverso del billete de veinte dólares y ubicándolo en el revés del papel moneda. Esta medida del Departamento del Tesoro ha creado una intensa polémica entre los que defienden la labor del otrora abogado, militar y político y los que ofrendan un justo reconocimiento a una abolicionista y portavoz del derecho al voto de las mujeres. Harriet Tubman quien reemplazará a Jackson estructuró una arriesgada red de traslado de afroamericanos, hacia los estados norteños y Canadá, para que conquistaran la preciada libertad. El conjunto bien organizado de personajes y medios para lograr este fin se conoció como el “Ferrocarril Clandestino” y en dicha estratagema los guías anónimos eran conocidos como conductores y las paradas en la larga y peligrosa vía, estaciones.
En el lado opuesto de la historia nos encontramos con Jackson, un esclavista propietario de cultivos de algodón, gobernador de Florida y séptimo presidente de los Estados Unidos, quien durante su mandato firmó la Ley de Remoción, que desplazó violentamente a miles de americanos nativos a reservaciones enclavadas en el oeste. Esta inexcusable ley permitió a los colonos blancos, ocupar tierras  ancestrales y forzar a los aborígenes a abandonar sus dominios y morir en el  insoportable peregrinaje por falta de comida, albergue y condiciones climáticas; los  nativos bautizaron este genocidio como “el camino donde nosotros lloramos”.  
 Pensamos que el país debe secar esas dolorosas lágrimas y honrar a los primeros pobladores, emitiendo una nueva moneda de papel con el rostro de un aguerrido jefe tribal.                                                                          
                                                                                           

Tuesday, May 10, 2016

LAS MUJERES Y EL PODER POLÍTICO



Largo y tortuoso ha sido el camino que las mujeres del mundo han tenido que recorrer  para lograr el derecho al sufragio y de ser elegidas presidentas en algunos países. En los Estados Unidos tras una larga lucha, concurridas manifestaciones, represión y cárcel, el Partido Nacional de Mujeres conjuntamente con la Asociación Nacional Americana por el Sufragio de la Mujer, lograron, el 26 de agosto de1920, que la décimo novena enmienda de la constitución se convirtiera en ley, permitiéndoles sufragar. Entre las abanderadas de ese movimiento femenino podemos mencionar entre otras a Lucretia Mott, Susan B. Anthony, Elizabeth Cady Stanton, Sojourner Truth y Alice Paul, quienes con su valentía y titánico esfuerzo enfrentaron al machista movimiento opositor que proclamaba que a las mujeres no les interesaba votar y que no tenían capacidad para hacerlo. Para honrarlas el Departamento del Tesoro pondrá en circulación un nuevo billete de 10 dólares con el retrato de ellas en el reverso del papel moneda. Estas aguerridas luchadoras nunca hubiesen pensado, que por primera vez, una competente mujer, está a un paso de regir los destinos de este país. Donald Trump presagia este hecho y por eso arremete nuevamente con furia contra Hillary Clinton, alegando que ella nunca habría llegado tan lejos en la campaña de no ser mujer, que si fuera hombre no conseguiría ni el 5% de los votos y que no tiene capacidad para gobernar. Cínica declaración del misógino precandidato republicano, que nos lleva a pensar que tiene un evidente problema de desigualdad de género, propio de siglos pasados.  


EL IDIOMA EN LOS LIBROS DE CERVANTES





Había una vez, en un lugar de la Mancha, un caballero de cincuenta años, flaco de carnes aunque de recia constitución anatómica, adicto a la cacería y gran madrugador. Montaba un caballo de mala figura y poca alzada y en sus manos portaba un viejo escudo de cuero y una desgastada lanza puntiaguda. Acompañaba al ingenioso hidalgo un obeso escudero, sencillo, pacífico, poco brillante y un perro de hocico y rabo largo. Más o menos así comienza El Quijote, obra cumbre de la literatura universal, novela caballeresca escrita por Miguel de Cervantes Saavedra, soldado y escritor español fallecido hace 400 años. Para honrar al autor del justiciero caballero de triste figura, la UNESCO impulsó el 23 de abril como el Día Mundial del Libro y el Instituto Cervantes, para celebrar la importancia de una de las lenguas más hablada y escrita en el mundo, organiza y promueve el Día del Idioma Español desde el 2009. Nuestro idioma no es estático, sufre transformaciones por palabras que provienen de otras lenguas y sabe adaptarse a cambios fundamentales ante la llegada de nuevos usos, costumbres y giros idiomáticos propios de diferentes regiones y de una sociedad que evoluciona con el paso del tiempo. Sin caer en un purismo exacerbado debemos cuidar, promover y defender el lenguaje de Cervantes, como rica herencia cultural para futuras generaciones de hispanoparlantes. 

CAPERUCITA ROJA ANDA ARMADA




Amelia Hamilton, bloguera y escritora conservadora, ha editado insólitas versiones de cuentos clásicos de la literatura infantil. Con el visto bueno de la Asociación del Rifle de los Estados Unidos y para exaltar los valores de Dios, familia y país, la autora ha publicado “Patriotas en crecimiento”, una línea de libros dedicados a los más pequeños. Para estas versiones  Amelia tomó prestado dos conocidos cuentos de hadas de los hermanos Grimm, creadores y compiladores de relatos de la tradición oral germana. En dichas inauditas narraciones, los protagonistas aparecen armados con rifles para defenderse de los malvados. Es así que la inocente Caperucita Roja y su cándida abuelita se libran del ataque del temible lobo feroz gracias a que portaban armas para protegerse. Por su parte Hansel y Gretel no murieron de hambre en el bosque pues con sus rifles lograron cazar animales silvestres. Mientras la violencia armada desangra a niños y adolescentes, la Asociación del Rifle inculca el poder de la fuerza letal y utiliza esta  estrategia para fomentar el uso de armas y captar a los infantes como futuros clientes. Nos oponemos rotundamente a que nuestros nietos pudieran leer que, había una vez una Bella Durmiente reposando con un fusil de asalto en sus manos, que la Cenicienta se libró del acoso a la cual era sometida por sus hermanastras gracias a un Winchester con mira telescópica, que los amigables enanitos de Blancanieves estaban armados hasta los dientes, que el Gato con Botas llevaba una 9 milímetros en su cintura y que Rapunzel, la de las trenzas de oro, portaba una escopeta para persuadir al príncipe azul en  caso que intentara sobrepasarse.  

Tuesday, April 19, 2016

EXILIO

                                           




Múltiples son los factores que llevan a un ser humano a abandonar su país de origen para buscar en otro la paz perdida. Encontrarse lejos del lugar natural, convertirse en un expatriado por circunstancias forzadas o voluntarias, no es tarea fácil. Alejarse de los seres queridos, recordar con nostalgia los olores de la tierra nativa y las costumbres que se aprendieron desde la niñez, es duro. Perder el estatus logrado a través de años de trabajo, comenzar desde cero, enfrentarse con un idioma, geografía y comportamientos nuevos, es una difícil y a veces traumática experiencia. Consideramos a Miami la capital del exilio, al viajar en tren o caminar por sus calles observamos las diversas diásporas esparcidas por la ciudad y   constatamos que la cubana es la más numerosa. No importa lo que nos toque sufrir o añorar, cuando quemamos las velas del barco para no volver atrás, sabíamos de antemano lo que nos esperaba en este gran país, la preciada libertad que una vez nos fue secuestrada por una desalmada revolución chavista. 

TRUMP Y EL MURO DE LA VERGÜENZA

                       




“Los hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes”
                                                                           Isaac Newton                     

Desde la antigüedad se han construido muros para dividir, delimitar espacios, cerrarle el paso a expatriados, detener contrabando e invasiones. En Berlín un humillante paredón separó a los alemanes durante 28 años, en Perú una polémica pared divide a los limeños pobres de los ricos, una controversial barrera en Cisjordania fue construida para proteger a los ciudadanos israelíes contra ataques terroristas, la muralla china, patrimonio de la humanidad, se erigió para rechazar la arremetida de las huestes enemigas, actualmente en Europa se levantan tabiques, vallas y alambradas para detener la oleada de refugiados. Múltiples son las  estructuras que se levantan a diario para dividir a la humanidad. Con el fin de frenar la entrada de indocumentados, Donald Trump, haciendo alarde de su característico odio visceral hacia los extranjeros, propuso la construcción de un vergonzoso muro que debería ser pagado por México. Dado que el gobierno federal no piensa costear la obra, el magnate anuncia que impedirá que los mexicanos realicen transferencias de dinero a ese país, a menos que demuestren la permanencia legal en los Estados Unidos. Ante estas constantes arremetidas xenófobas del precandidato republicano, deberíamos edificar un gigantesco muro para impedirle llegar a la presidencia.